Estrabismo: operación, tratamientos y todo lo que debes saber

por | 1 Abr 2024

Cuando se trata de estrabismo, es fundamental comprender que existen diversas opciones de tratamiento que se adaptan a todas las edades. Desde correcciones tempranas en niños hasta intervenciones quirúrgicas en adultos, cada caso se aborda de manera única y personalizada. La operación y los tratamientos disponibles son eficaces y seguros, permitiendo mejorar la alineación de los ojos y restaurar la visión adecuada. 

¿Qué es el estrabismo?

El estrabismo es una condición ocular en la que los ojos no están alineados correctamente, lo que resulta en una mirada desviada en diferentes direcciones. Esta anomalía puede deberse a problemas de los músculos o nervios oculares, y suele manifestarse desde la infancia, pero también puede desarrollarse en la edad adulta por diversas razones.

Existen varios tipos de estrabismo, como el convergente, divergente o vertical, cada uno con sus propias características y tratamientos específicos. La operación de estrabismo es una opción para corregir este problema en casos más severos, mientras que en otros casos se pueden emplear terapias visuales, lentes especiales o ejercicios oculares.

Es fundamental acudir a un oftalmólogo especializado para determinar el mejor enfoque para tratar el estrabismo de forma personalizada, teniendo en cuenta la edad, el tipo y la gravedad de la condición ocular.

El estrabismo es un trastorno visual frecuente que se manifiesta con la desviación de un ojo en relación con el otro.

¿Por qué se produce?

En el contexto de las cirugías y tratamientos para el estrabismo, es fundamental comprender las causas subyacentes que lo provocan. La operación de estrabismo puede ser necesaria para corregir la alineación ocular y mejorar la visión.

Algunas causas comunes de estrabismo son:

  1. Factores genéticos
  2. Lesiones oculares
  3. Problemas musculares.

Entender por qué se produce el estrabismo es esencial para determinar el mejor curso de acción en términos de tratamiento y cirugía, garantizando así una mejora significativa en la calidad de vida de los pacientes de todas las edades.

¿Cuáles son sus síntomas?

El estrabismo es un trastorno visual frecuente que se manifiesta con la desviación de un ojo en relación con el otro. Los síntomas varían según la edad, pero comúnmente incluyen visión doble, fatiga ocular, dolores de cabeza y dificultad para enfocar objetos. En adultos, el estrabismo puede causar problemas de autoestima y dificultades en la percepción de la profundidad.

En niños, los síntomas pueden manifestarse con la cabeza inclinada, ojos que no se mueven juntos o torcidos, y problemas de coordinación visual. Es esencial detectar el estrabismo a tiempo para evitar complicaciones en la visión y la calidad de vida.

¿Qué tipos de estrabismo existen?

Existen diversos tipos de estrabismo que pueden afectar la visión y la estética facial. Es crucial entender que este trastorno ocular puede presentarse de formas variadas, cada una con sus propias características y tratamientos personalizados.

1. Estrabismo convergente: Conocido también como «esotropía», se caracteriza por la desviación de un ojo hacia adentro, causando una mirada cruzada.

2. Estrabismo divergente: También llamado «exotropía», se manifiesta con la desviación de un ojo hacia afuera, provocando una apariencia de mirada en «vista de pajarito».

3. Estrabismo vertical: En este tipo, uno de los ojos se desplaza hacia arriba o hacia abajo, generando una alteración en la alineación visual.

¿Cómo se trata?

En el contexto del estrabismo, el tratamiento puede variar dependiendo de la edad del paciente y la gravedad de la afección. La operación es una opción para corregir el alineamiento de los ojos en casos severos, donde los músculos oculares deben ser ajustados quirúrgicamente.

Para tratamientos menos invasivos, se pueden utilizar terapias como la terapia visual y el uso de lentes especiales que ayudan a corregir la visión. Estos métodos suelen ser más comunes en pacientes jóvenes, donde se busca corregir el problema antes de que se vuelva crónico.

En pacientes adultos, además de la operación, se pueden recomendar ejercicios oculares y terapias para mejorar la alineación de los ojos y fortalecer los músculos afectados. Es fundamental consultar a un oftalmólogo especializado para determinar el mejor tratamiento para cada caso específico.

¿Se puede operar a cualquier edad?

Cuando se diagnostica estrabismo, una pregunta común que puede surgir es ¿se puede operar a cualquier edad? La respuesta, sin duda, es interesante de explorar. En términos generales, la cirugía de estrabismo es factible a cualquier edad, ya que no existen límites estrictos en este sentido.

A lo largo de la vida, tanto niños como adultos pueden beneficiarse de una intervención quirúrgica para corregir el estrabismo. En el caso de los pequeños, es esencial evaluar la necesidad y conveniencia de la operación en conjunto con especialistas en oftalmología pediátrica. Por otro lado, en adultos, la cirugía puede ofrecer mejoras significativas en la alineación de los ojos y en la calidad de vida.

Es importante recordar que cada caso es único, y se debe considerar un enfoque personalizado para determinar el momento ideal para la operación de estrabismo

En resumen, el estrabismo es una condición ocular que afecta a personas de todas las edades y requiere atención especializada. La cirugía es una opción común para corregir esta desviación visual, pero existen también tratamientos no invasivos que pueden ser efectivos. Es fundamental buscar un diagnóstico y tratamiento oportuno para evitar complicaciones a largo plazo. Recuerda siempre consultar con un especialista en oftalmología para determinar la mejor opción para tu caso específico.

Descubre las últimas noticias y consejos sobre salud ocular en el blog de la Dra. Raquel Medina, cirujana oftalmóloga en Salamanca. Confía en su experiencia para guiarte en el camino hacia una mejor visión.

¿Quieres pedir una cita?

Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo a la brevedad. 

5 + 14 =

Escrito por: Raquel Medina

Licenciada en Medicina y Cirugía año 1993, especialista MIR en Oftalmología año 2000.

Noticias relacionadas

Botón whatsapp